como-dormir-avion

Cinco consejos para dormir en el avión

¿Ya tienes comprado tu billete de avión para disfrutar de unas merecidas de vacaciones o vuelves del Erasmus?

Son muchos los que durante el vuelo, bien porque el avión ha despegado a hora muy temprana o porque dura demasiado tiempo el viaje o porque tienen la costumbre de echarse su siesta… los que optan por dormir en el avión.

Dormir en el avión no suele ser una tarea fácil, el propio ruido del aparato, la estrechez de los asientos, el vecino parlanchín que te toca justo al lado…

Por eso vamos a darte cinco consejos para dormir en el avión y que tu vuelo sea los más placentero posible.

Una fila de asientos vacías

Cuando viajas, tienes asignado un asiento con un número donde debes sentarte para comenzar con la maniobra de despegue (cinturón, seguridad…).

Hay días donde el avión no se llena y quedan sitios libres, una vez que despegue fíjate bien, y si hay tres libres tírate encima de ellos antes de que lo haga otro! 😉

Tres asientos libres uno al lado del otro, se convierte en una cama perfecta para tu vuelo.

Díselo a tu compañero de vuelo o personal de cabina

A veces, nos quedamos en los sueños de Morfeo durante el vuelo, pero justamente aparece la azafata con la comida y bebida o vendiendo cualquier producto.

Para que no te despierten, díselo a tu compañero de asiento o al personal de cabina antes de quedarte dormido…. ¡por favor, no me despiertes!

Cógete la ventana

Si te ha tocado el asiento justo al lado del pasillo… ¡mal asunto chic@!

Durante el vuelo tus compañeros de asientos se querrán levantar para ir al lavabo, darse un paseo para estirar las piernas o para saludar al primo que va cuatro asientos más adelante.

Para evitar todo esto, pídeles que te cambien el sitio, ponte justo al lado de la ventana donde te podrás apoyar cómodamente, y si le añades una buena almohada prestada por la azafata… estarás mejor que en tu cama!

Usa ropa cómoda

Si estarías en tu casa y te fueras a la cama, seguro que te pondrías el pijama o algo muy cómodo, pues eso mismo debes hacer en el avión.

Quizás te de vergüenza ir con tu pijama de ‘Dora la exploradora’ que utilizas todos los días para dormir… 😉 Unas bermudas, chandal o ropa suelta y ligera te servirá.

Una cosa… ¡prohibido dormir desnudo en el avión! 😉

Qué te cante una nana tu compañero de asiento

Si has probado todo lo anterior y no ha dado resultado, algo urgente hay que hacer.

Pídele por favor a tu compi de vuelo que te cante una nana al igual que hacía tu madre cuando eras pequeño, no te aseguramos al 100% que funcione, pero al menos echarás unas risas.

También está el método de contar ovejitas… ese no hace falta que se lo digas, sólo debes ponerte a contar mientras vuelas por el cielo.

¡Disfruta tu viaje sin equipaje!

 

 

 

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+2Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *